LA MUERTE CRUEL DE NIÑ@S EN NUESTRA ANDALUCÍA

Que significa una sociedad socialista, comunal o el nombre que le queramos dar. Pues una sociedad donde la rica riqueza de nuestra Andalucía, en recursos, en talentos, en conocimiento en rica, muy rica, cultura….esté bien repartida. Tan simple y rápido de decir y tan díficil de decidir y aplicar por nuestros políticos que se atan de pies y manos a las leyes crueles e injustas del mercantilizado capitalismo mundial.

Reparto de riquezas de la tierra, de puestos de trabajo para servicios sociales, educativos y sanitarios para todas, toditas todas. Comedores escolares, colegios desde los tres años, espacios de ocio y cultura para chicos y chicas, juventud, adultos y ancianidad. Investigación técnica, industrial cultural e histórica, respetuosa con nuestros recursos naturales, especialmente los energéticos y alimentarios. Vivienda digna y segura para las familias de todo tipo que proliferan en esta tierra nuestra.

Vivir en una vivienda digna, sin grandes lujos, no, pero bien aisladas del clima y temperaturas extremas, sin contaminación y en espacios o barriadas con servicios como los arriba comentados. Una educación y cultura que promueva la equidad y la igualdad de géneros y realidad identitarias varias, educación y cultura con mayúsculas, que revalorize la calidad y el análisis crítico y profundo. El conocimiento, el amor por él y el aprendizaje para vivir en grupos, trabajar en equipo y disfrutar de una vida plena, solidaria y feliz.

¿Pedimos mucho? o pedimos algo razonable que no solo la que escribe, sino toda la gente que vive a mi alrededor..que viva con dignidad y seguridad.

En una vivienda humilde de una población cercana a Sevilla se produce un cortocircuito (¿sabemos porque? ¿en qué condiciones estaba los equipos eléctricos?…), un incendio voraz que se lleva a dos pequeños, dos potenciales andaluces talentosos, 6 años y 13 meses, una madre joven destrozada..lloro en silencio con ella, su dolor no es, no puede ser, comparable al mío. Es más, no podré ni imaginarme siquiera mínimamente ese desgarro interior pero no puedo evitar llorar por ellos y por otras dolorosas situaciones de paro, desahucios y penuria de nuestra Andalucía.

Lloro con rabia, con odio por esos despreciables gobernantes corruptos que se llevan dinero a espuertas, que siguen mercantilizando nuestras vidas, que siguen empobreciendo a nuestra tierra y aumentando las desigualdades sociales. Los ricos son más ricos ahora, los pobres más pobres y sigo empeñada en la necesidad de nuestro accionar para seguir codo con codo, poniendo mi granito de arena que empieza por mi propia vida humilde, sencilla, sin grandes aspavientos materiales ni intelectuales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: