El terror y el asedio sobre el pueblo vasco en la guerra española: Burgos, Bilbao y Bayona

Burgos, ciudad natal de mi madre, ciudad que amo, aunque solo sea –que no es poco- por eso, pero también por su gente encantadora, su belleza y serenidad, en donde pareciera que el tiempo se detiene en muchos de sus rincones, es ¡por suerte! algo más que la V Capitanía Militar del estado español.

Me contaba mi madre su “aventura” cuando en el verano de 1936, siendo una niña, fue a pasar unos días de vacaciones con sus tíos y primos a Bilbao. Fue entonces cuando se produce el levantamiento militar fascista y unas de las zonas prioritarias para ser bloqueada y reprimida es el territorio de Euskadi. Mi madre fue testigo y protagonista casual de ese bloqueo y de los aviones nazis sobrevolando el cielo de Bilbao y otras localidades vizcaínas y de las bombas que caían sobre la población civil.

El bloqueo por tierra y mar de los fascistas sobre Euskadi y la instauración del terror sobre toda su población  -cuya culminación fue la primera y cruel matanza indiscriminada desde el cielo a todo un pueblo: El bombardeo y destrucción masiva del municipio de Guernica-, tenía como objetivo la victoria rápida y el intento de doblegar a todo un pueblo mediante el terror, pero que solo tuvo como respuesta una mayor consciencia y una mayor resistencia armada de lo gudaris.

Mi madre no podía volver a Burgos, a su casa con sus padres y hermanos, a escasos 120 kilómetros por carretera. Por mar, las fragatas de los fascistas españoles y alemanes en la bocana del puerto bilbaíno también impedían salir a la población a otras localidades del cantábrico. Solo una pequeña ruta, un pequeño camino en medio del mar salvaba a la población más vulnerable, a las mujeres y a los niños, del bloqueo opresivo, la que les permitía recalar en la ciudad vasco-francesa de Bayona.

Leyendo la espléndida novela de Marie José Basurco, “Sé fuerte Lucia” (Ed. Txalaparta), tuve conocimiento más detallado de aquellos días en Bilbao, la protagonista, Lucía, una joven madre de 3 niños muy pequeños y esposa de un gudari tuvo que huir igual que mi madre, haciendo el mismo recorrido en barco hacia Bayona para salir del terror sistemático, planificado sobre el territorio vasco.

El camino Bilbao-Bayona del barco, vigilados de cerca por las fragatas nazis, se producía repleto de mujeres y niños. Entre ellos una joven mujer, Lucía madre y esposa de un gudari enrolado en la lucha de liberación. Entre ellos una niña inocente e ignorante de lo que pasaba, mi madre, que solo pretendía pasar unas tranquilas vacaciones con sus primos. Sus vidas, sus historias siguieron, seguro, caminos muy distintos pero se unieron cuando, con el paso de los años, en un momento mágico en el que leyendo la novela de Marie José Basurco reconozco y recuerdo los detalles de aquellos días de intenso dramatismo y siento que lo vivo en primera persona, por mi solidaridad y sentimiento ante la lucha de este pueblo y como la hija de aquella niña que igualmente vivió, de forma inconsciente e infantil, aquellos duros momentos. ¡Que bonita coincidencia! ¡En su recuerdo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: